El mercado inmobiliario post coronavirus

Construcción parada, inmobiliarias cerradas y potenciales compradores con más tiempo, pero, paradójicamente, encerrados en cuarentena. 

Esa es la postal de un mercado detenido que se ilusiona con el día después. Es que, en algún momento, la pandemia del coronavirus mermará y la actividad económica retornará. Mientras tanto, los ladrillos, que desde mayo de 2018 padecen los coletazos de una crisis económica casi sin precedentes para el sector, se preparan para una nueva etapa, la del post coronavirus.

Los precios bajarán. Será un proceso transitorio que se efectivizará con una caída, en dólares, de los valores de venta de las unidades usadas. Con menos compradores y una brecha cambiaria que no merma, la demanda ya no convalidará los precios de hace un año: quien tenga urgencia de vender, cederá hasta un 30% del valor. “Los inversores y compradores del real estate son profesionales, comerciantes, empleados, empresarios, retailers, empresas o personas que utilizan los excedentes y ahorros que provienen de sus actividades, y seguramente, en este contexto, nos encontraremos con una menor cantidad de personas con liquidez para comprar”, explica Miguel Ludmer, director de la inmobiliaria Interwin, quien admite que el impacto de la pandemia en el sector dependerá de lo que dure.

De todas maneras aclara que, a diferencia del resto del planeta, en la Argentina las crisis inmobiliarias no responden a un fenómeno monetario: “En el país, solo el 3% de las unidades del mercado posee deuda hipotecaria, mientras que el promedio mundial es del 60% de las propiedades de vivienda. Esto genera un efecto estabilizador en los precios”, analiza. Así, desmitifica la posibilidad de que se produzca una baja fuerte y masiva en los precios de las propiedades.

Fuente: La Nación

Carla Quiroga

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *