Este es el mejor momento para construir o refaccionar en casi una década

Estos momentos de subas y bajas que evidencia el tipo de cambio, sumado a la “desesperación” de los actores de la construcción por generar proyectos desde 0 o alentar la refacción, derivó en un declive histórico de los precios de los materiales y una oportunidad única para quienes disponen de dólares. Desde el ámbito de la comercialización de insumos indicaron a iProfesional que, medido en dólares, el costo del metro cuadrado cayó algo más del 40 por ciento en menos de dos años.

Por lo que la cotización de la grifería, el cemento, cañerías y otros ítems clave del rubro, sigue en declive debido a que el presente cambiario no deja de mostrar una tendencia ascendente.

El tenor de este abaratamiento del metro cuadrado, indicaron a iProfesional referentes de Construya -el grupo que integra a los principales proveedores de materiales para la construcción dentro de Argentina-, es el aspecto más viene tallando en el renovado movimiento que, con el levantamiento de la prohibición de operar, comenzaron a exhibir los corralones en gran parte del país.
Aunque todavía se está muy lejos de los números de hace un año, el Índice Construya (IC) que mide la evolución de los volúmenes de insumos vendidos al sector privado arrojó en su último análisis de mercado que los despachos durante mayo crecieron más del 183 por ciento respecto del mes de abril.

Ladrillos cerámicos, cemento portland, carpintería de aluminio y aceros, pisos y revestimientos, pinturas, sanitarios y grifería, estuvieron entre los materiales con mayor demanda. 

En diálogo con iProfesional, Pedro Brandi, presidente de Construya, sostuvo que el valor del metro cuadrado en términos de materiales se ubica en el orden de los 715 dólares siendo que en el transcurso de 2018 merodeaba los 1.700 en la misma moneda.

Estamos en el número más bajo desde 2012 a esta parte. El promedio desde entonces se ha situado en el orden de los 1.200 dólares, pero hoy tenemos una caída como nunca antes en todo este tiempo. En términos de inversión es un momento diría ideal para avanzar con el inicio de proyecto o, en todo caso, motorizar refacciones”, expresó.

Según el directivo, el incremento en la demanda de materiales para la construcción muestra que ya son muchos los particulares que notaron la baja de precios en billete verde.

“También se está dando que mucha gente que no puede acceder al dólar por las restricciones vigentes comenzó a destinar pesos a la compra de materiales. De esa forma, convierten la moneda local en dólares. Esa voluntad de volver a apostar al ladrillo como refugio de valor es lo que está generando mayor actividad en los corralones desde que se habilitó la reapertura del rubro”, señaló.

“Hoy notamos que también hay clientes que compran para ‘stockearse’ porque entienden que podrán hacer una diferencia mucho mayor en el mediano plazo. Este retorno de la venta de a poco está normalizando toda la cadena de pagos del sector. El aspecto que puede jugar en contra de cualquier reactivación está en que la pandemia sigue demorando el retorno de todos los trabajadores a las fábricas de insumos. Sólo se permiten dotaciones chicas. Pero el sector está mejor que en abril”, sintetizó.

Fuente: https://www.iprofesional.com/

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *